BENEFICIOS DEL ENTRENAMIENTO CON PESAS

Beneficios del entrenamiento con pesas que nadie te ha contado

Si hiciéramos una encuesta por la calle al azar, y preguntáramos por los beneficios del entrenamiento con pesas, la gran mayoría de las respuestas serían que mejora la condición física (algo totalmente cierto) o que nos ayuda a perder peso. Y no es que vayan desencaminadas estas respuestas, pero el entrenamiento con pesas presenta numerosos beneficios para quien lo practica, y algunos de estos pueden ser un poco desconocidos para un gran número de personas.

Desde actuar sobre nuestro sistema cardiovascular hasta influir en nuestra condición psicológica, el entrenamiento con pesas tiene numerosos beneficios que todos deberíamos conocer.

 

Beneficios del entrenamiento con pesas

·       Mejora el metabolismo

El primer efecto del entrenamiento con pesas es la creación de masa muscular, lo que unido a la pérdida de grasa corporal va a suponer una mejora de nuestro metabolismo (recordemos que para mantener el músculo necesitamos energía y para mantener la grasa tan sólo permanecer inactivos).

Además, un equipo de investigadores de la Universidad de Boston, tras un estudio en ratones de laboratorio, concluyeron que “el aumento de fibras de tipo II puede reducir la grasa corporal sin cambios en la dieta y, por consiguiente, podría ser un remedio eficaz en la lucha contra la obesidad”.

·       Reduce los síntomas de la depresión

Si bien existen más estudios sobre los efectos del trabajo aeróbico sobre la depresión que del trabajo anaeróbico (con pesas), un estudio publicado en The Primary Care Companion al Journal of Clinical Psychiatry en 2004 concluyó que existían mínimas diferencias entre ambos tipos de entrenamiento y sus resultados sobre el estado de las personas con depresión sujetas a estudio.

Lo que sí está claro, es que los efectos del ejercicio son positivos cuando hablamos de la actividad física como tratamiento de la depresión, debido, entre otras cosas, a la liberación de hormonas que se produce durante la práctica deportiva.

·       Ayuda a combatir la osteoporosis

Es un hecho contrastado que, a medida que envejecemos, se pierde masa ósea y masa muscular (un dato importante especialmente en la población femenina).

Según Vivian Ledesma (propietaria y directora de Alliance Healing Arts en Seattle, Washington), del mismo modo que el entrenamiento con pesas provoca como respuesta el aumento de masa muscular, este mismo efecto puede apreciarse en relación a la masa ósea.

·       Mejora el rendimiento deportivo

Sin duda, el entrenamiento con pesas nos ayudará a mejorar nuestro rendimiento deportivo. Si tomamos como referencia que la fuerza es la cualidad física básica sobre la que se sustentan la velocidad y la resistencia, una mejora en nuestros niveles de fuerza nos hará, por consiguiente, más resistentes y más veloces. Es por ello que cada vez con más frecuencia podemos ver como equipos de fútbol, por ejemplo, incorporan entrenamientos y ejercicios de fuerza en sus rutinas con el fin de aumentar y mejorar el rendimiento deportivo de sus jugadores.

·       Mejora la eficacia de nuestros movimientos

Una musculatura débil, implica a su vez una inestabilidad en nuestros movimientos cotidianos, con el consiguiente riesgo de lesiones que ello supone. Para evitarlo, cuanto más fuerte sea nuestra musculatura, más estabilidad podrá proporcionarnos a la hora de movernos y de realizar nuestros movimientos diarios. Además, ciertos ejercicios como la sentadilla, el peso muerto o el press militar pueden ayudarnos a corregir posturas y patrones de movimiento erróneos.

·       Disminuye el riesgo de diabetes

La inactividad física es una de las principales, si no la principal, causa de muerte en el mundo. Además, estar físicamente inactivo conlleva una serie de riesgos que acaban derivando en enfermedades como la diabetes, que, según datos de la OMS, afecta a cerca de 350 millones de personas en todo el mundo y que estiman que para el año 2030 sea la séptima causa de muerte en el mundo.

Según un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud y publicado en The Archives of Internal Medicine, “las personas que levantaban pesas durante 150 minutos a la semana, tenían un 34% menos de probabilidades de sufrir diabetes de tipo II “.

·       Mejora la salud cardíaca

Investigadores del Departamento de Salud, Ocio y Ciencias del Ejercicio de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Appalatian State University, “tras 45 minutos de entrenamiento de fuerza con una intensidad moderada, el descenso de la presión arterial podía llegar hasta el 20% (igual que si se tomaran medicamentos anti-hipertensivos)”.

Además, estos efectos persistieron durante los siguientes 30 minutos a la finalización del entrenamiento y podían persistir hasta 24 horas en personas que se entrenaron regularmente de 35 a 45 minutos varias veces a la semana.

·       Mejora los niveles de azúcar en sangre

Para aquellos que tienen diagnosticada diabetes o que presentan factores de riesgo, el levantamiento de pesas puede ayudarles a la hora de controlar los niveles de azúcar en sangre, ya que, según un estudio publicado en el sitio web Medicina de la Naturaleza en el 2013, este tipo de entrenamientos favorecen el crecimiento de músculo blanco (fibras musculares blancas), el cual utiliza la glucosa como fuente principal de energía (mientras que las fibras musculares rojas utilizan la oxidación de las grasas como materia principal para producir energía).

·       Previene el dolor de espalda

Sin duda, una de las principales fuentes de problemas y lesiones de la espalda es el trabajo de oficina, en el cual se pasan largas horas sentado y en posturas, normalmente, poco saludables para nuestra espalda. Por ello, el trabajo de gimnasio basado en ejercicios como el peso muerto, las distintas variantes del remo y las dominadas, entre otros, ayudan a fortalecer toda la musculatura de nuestra espalda y hacernos más resistentes a estas largas jornadas de trabajo.

Además, otra recomendación sería la de realizar pequeños descansos y ejercicios de estiramientos cada cierto tiempo con el fin de ayudar a liberar y relajar la musculatura.

·       Mejora la estabilidad muscular

Si bien cuando realizamos un ejercicio cualquiera tendemos a pensar en los músculos grandes como aquellos que se ven “afectados”, en todo movimiento que realicemos existen músculos estabilizadores de la postura, cuya principal misión es la de mantener una correcta postura durante el movimiento con el fin de evitar posibles lesiones.

Un buen ejemplo sería cuando trabajamos una plancha abdominal: el principal músculo implicado sería el abdomen, pero igual o más importantes serían, por ejemplo, el cuadrado lumbar, los erectores espinales, los multífidos… que serían los encargados de mantener la estabilidad durante el ejercicio.

Por ello, cuanto más entrenemos, más iremos mejorando esta musculatura “auxiliar”.

·       No aumenta exageradamente la masa muscular en mujeres

Un mito ampliamente extendido es el de que, si una chica entrena con pesas, se va a poner grande y parecerá un chico. Esto es totalmente incorrecto y, de hecho, hay razones por las cuales el entrenamiento con pesas es recomendable para la población femenina.

Para que se produzca este efecto, las chicas deberían seguir una dieta orientada a ganar volumen y realizar entrenamientos pesados. Los entrenamientos con pesas moderados, en cambio, permitirán que las chicas puedan lucir una figura más estilizada y unas líneas más “finas”.

·       Te hará más fuerte mentalmente

Es un hecho que, si nos vemos físicamente más fuertes, en la mayoría de ocasiones seremos más fuertes mentalmente, ya que tendremos mayor capacidad de resistencia y “sufrimiento” ante los desafíos que nos puedan suponer nuevos entrenamientos. Además, como ya hemos mencionado, el levantamiento de pesas posee efectos positivos ya demostrados en el estado de ánimo de las personas.

·       Te verás y te sentirás mejor

Relacionado con el punto anterior. Si nosotros llevamos un tiempo entrenando en el gimnasio, y comenzamos a ver resultados positivos y una mejora de nuestro aspecto físico, psicológicamente ganaremos en autoestima y nos sentiremos de mejor ánimo. Además, a medida que vayamos superando los retos que supone el ir aumentando pesos o intensidades en nuestros entrenamientos, ganaremos en confianza y en ganas de seguir progresando.

Sin duda, el deporte es una potente herramienta que podemos utilizar para trabajar y mejorar nuestra salud física y mental.

Desde mi web y en especial este rincón del blog,quiero dar las gracias al autor de este fantástico trabajo: Miguel Gómez García. 




SIGUEME EN STRAVA