LOS TRES PILARES FUNDAMENTALES DEL DEPORTISTA

Desde mi punto de vista y desde mi pequeña experiencia en el mundo del deporte (18 años) me doy cuenta que para ser feliz al 100% hay que tener una serie de pilares, en mi caso son solamente tres, en algunos casos son algunos más.

 

El primer pilar que me sostiene en la máxima categoría es el FAMILIAR. Un deportista debe de tener un gran cariño extra en todo lo que hace, son más los momentos malos que pasamos que los buenos, pero un solo momento bueno tapa todos esos momentos agrios que hemos pasado para llegar a conseguir nuestros objetivos. ¿Dónde está el hombro para apoyarse? ¿Quién te da un beso para reponerte del fracaso? todas estas preguntas tienen una fácil respuesta en mi caso, MI FAMILIA. Sin ella está claro que no sería ese deportista que todos conocéis, desde mi infancia me han educado de la mejor manera posible, una educación llena de valores que han complementado mi carrera deportiva al 100%. El cariño recibido por todos los componentes familiares que me rodea (mujer, hijos, hermanas, etc.) ese cariño recibido es el mejor recuperante que puede tener un deportista para afrontar nuevos retos.

 

El segundo pilar fundamental es el cuerpo técnico. ¿Confías en tu entrenador? esa es la primera pregunta que se debe hacerse uno mismo antes de ponerte el pantalón corto. La experiencia me dice que es una de las partes más importantes (por no decir la más) del éxito deportivo de cualquier deportista. Un entrenador debe de trasmitir confianza a su deportista, además evidentemente de llevar una planificación adecuada para rendir al máximo rendimiento. ¿Está acomodado o se actualiza? esa pregunta ¿te la has hecho alguna vez? Últimamente vemos a entrenadores acomodados con una actitud bastante desagradable y eso hace que el deportista vaya perdiendo el entusiasmo y el gusanillo de mejorar día a día. Si este es tu caso, ¿te doy un consejo? DALE UN TOQUE. Un entrenador debe de estar diariamente actualizado en todos los métodos de entrenamientos para que sus deportistas rindan lo máximo posible, hay que actualizarse ya que un mínimo cambio puede hacer mejorar el rendimiento del deportista.

 

El tercer pilar que me hace ser más fuerte es el cariño de la gente, sin duda es un "extra" que los deportistas también necesitamos. ¿Os imagináis a un Nadal sin fans?

 

En mi caso el apoyo de la gente es fundamental para seguir adelante. Últimamente lo he necesitado más que nunca y los he tenido ahí en primera fila, apoyándome, dándome más ánimos que nunca para afrontar este año olímpico de la mejor manera posible.

 

Y es que no cabe duda que a un deportista le gusta que le reconozcan su trabajo, pero al igual que a cualquier trabajador le gusta hacer bien su trabajo y que se lo reconozcan, hay muchas maneras de saber si lo estás haciendo bien con ellos, con una simple mirada que te haga un seguidor sabes que tienes su cariño, una sonrisa o incluso un email hacen que un deportista valore mucho más el trabajo que está realizando y afronte los entrenamientos o competiciones al 100 %.

 




STRAVA